Archivo | Sin categoría RSS feed for this section

Sobre Triball y la especulación

10 Mar

Muchos post me daría para escribir este tema… me calienta. Hace más o menos un año descubrí esta asociación “comercial” que aparentemente consiste en promocionar el triángulo de las calle Ballesta y Barco, una amplia zona que va desde la Gran Via a las calles más concurridas de Malasaña.

En realidad lo que hay detrás de Triball son empresas con fines inmobiliarios y tras ellas el Ayuntamiento de Madrid, para especular y “limpiar” la zona, hasta ahora poco explotada desde el punto de vista comercial e inmobiliario.

Como decía, el argumento que nos dan es el de “limpiar” la zona de prostitutas, camellos y yonquis. Y yo me pregunto ¿limpiar? ¿Es que los yonquis se rehabilitan con locales de moda? ¿Es que las putas se dedicarán a otro oficio si el ayuntamiento invierte en habilitar las calles para poner tiendas? ¿Es que los camellos y los chulos serán hombres honrados si iluminan más esas 4 calles?

Estas medidas tan poco sociales del Ayuntamiento no servirán para nada de eso, como mucho moverán a todas estas personas a otras zonas menos céntricas, por lo que serán menos molestas. Triball solo servirá para aumentar el valor de los edificios antiguos y semi abandonados de la zona, por otra parte una de las más céntricas de la ciudad, llena de inquilinos del barrio de toda la vida.

Esto responde a un proceso que está ocurriendo en muchas grandes ciudades que se llama Gentrificación “es un proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio deteriorado y con pauperismo es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva”.

Hay mucha información al respecto y muchos foros donde aclaran y critican mucho este tema. Aquí dejo algunos enlaces y que juzgue cada cual. Yo ya lo he hecho.

Desmontando a Triball (Madrid me mata)

Antitriball

Triball compra un barrio de Madrid (Cinco Días)

¿Qué opinan de Triball sus vecinos? (Somos Malasaña)

ACIBU- Asamblea Ciudadana del Barrio Universidad

Bitacoras.com

Anuncios

Catecismo de la tierra

9 Mar

Recientemente he descubierto este término que, así, a simple vista o leída, parece que la “T” de tierra esté mal escrita porque va en mayúscula, como en el Evangelio. Pues no señores, la “t” es minúscula porque se refiere al terreno, al suelo que pisamos.

Leyendo “Senderos de libertad” estoy descubriendo el activo papel de la iglesia católica brasileña en defensa de los derechos de los trabajadores agrícolas y del caucho en el Amazonas. Hasta tal punto se implicó en el problema de semi-esclavitud de los trabajadores del caucho, que editó este Catecismo contra terratenientes y personas poderosas para distribuirlo entre gentes que ni leer sabían, para informarles de su derecho a poseer las tierras que llevaban años trabajando. Sí, muy bien, una gran labor, pero ¿dónde quedó todo eso?

Llevo una semana reflexionando sobre el papel de los curas, sacerdotes, monjas, y de la Iglesia en general, que no se les oye decir ni pío en defensa de absolutamente ninguna injusticia o causa social en nuestra sociedad. En sus sermones mencionan solo la Pobreza en mayúsculas y en tercera persona, como si de algo de lo que nadie es responsable se tratara.

Desde los curas rojos del franquismo y la transición, apenas existe alguno que otro desperdigados por el país que, en Vallecas o en las costas de Algeciras, parece que se implica, eso sí, a costa de labrarse una mala reputación o incluso ser expulsado de su congregación.

Me parece que la Iglesia está muy descontextualizada. Que sus grandilocuentes palabras sobre el amor al prójimo se quedan muy cortas en sus actos. Que quién mejor que ellos, con más poder y contactos, dinero y liderazgo, para llevar a cabo labores humanitarias de defensa de derechos y denuncia de causas injustas contra la humanidad ¡Cuántas vidas, enseñanzas y buenos deseos desaprovechados! La Iglesia hoy debería ejercer una responsabilidad que no asume y que le otorgaría un valor, un respeto y un argumento de continuidad y coherencia que, más allá de los temas espirituales, le daría razón de ser en la Tierra (esta vez con “T” mayúscula) si así lo hiciera.

Bitacoras.com

Tip para nuevo perfil de Facebook

24 Feb

Al cambiar mi perfil de Facebook algunas personas me preguntaron cómo utilizar la tira de las últimas fotos en las que estás etiquetado de manera que quede como una única tira con la misma imagen.
Es un truco que encontré en algún lugar de la red, bastante sencillo a nada que sepas utilizar de manera básica cualquier programa de imagen.

Primero, eliges la imagen que quieres que aparezca en tu perfil, que tienes que recortar en 5 imágenes diferentes. Puedes hacerlo tú mismo con estas medidas: el tamaño de imágenes es de 68 píxeles de alto y 97 píxeles de ancho. Por lo que solo hay que crear cinco imágenes para la secuencia en ese tamaño, subirlas a Facebook y etiquetarlas en orden inverso al que se deben de mostrar.

Si no controlas tanto el tema de la imagen, hay una plantilla que te ayudará en esta tarea. Está hecha en Photoshop y sacada del Blog de Gery en Austria: Facebook: Profilbild Galerie zu Marketingzwecken nutzen.

Aqui os dejo algunos ejemplo de las múltiples posibilidades que nos aporta esta opción para personalizar mucho más nuestro perfil.

Bitacoras.com

Oriente Medio en 15 post, por E. Meneses

2 Feb

Enrique Meneses publica una entrada titulada Oriente Medio en 15 posts en la que, con la ayuda de Google Maps, recopila quince artículos publicados en su blog. Estos posts van desde Marruecos a Irán, en lo geográfico, y desde el conflicto palestino-israelí a la ocupación estadounidense de Iraq.

“El Laboratorio Permanente de Comunicación, 1001medios, al que pertenezco desde su fundación en octubre de 2009, ha realizado una selección de mis posts que tratan de Oriente Medio. Todos ellos están publicados en mi blog.

Me ha parecido útil para quienes no conocen los problemas de la región donde nacieron las tres religiones del Libro, el judaísmo, el cristianismo y el islam y donde se encuentran las, hasta ahora, mayores reservas de petróleo del mundo”, dice el periodista.

Bitacoras.com

Yonquis del tabaco

1 Feb

En la cola del estaco, los fumadores parecen yonquis esperando con ansia su nueva dosis. Muchas veces contando las moneditas del fondo de sus carteras para alcanzar el precio final, y algunos, fumándose un cigarrillo en cuanto salen del establecimiento y llenando sus pulmones hasta el fin con el asqueroso humo negro. Los estancos podrían compararse a los lugares de venta de heroína, como los que aparecen en la tele de la Cañada Real, por ejemplo, aunque en legal. Una persona tras una ventanilla -ventanuco diría más bien- que solo ofrecen su mano con la mercancía y la moneda de cambio para disuadir los malos pensamientos de sus clientes, los adictos.

Los yonquis del tabaco destacan del resto de personas porque siempre están nerviosos, viendo el momento y el lugar de encender el próximo pitillo. Se distinguen rápido por el olor que desprenden. Cuando van en autobús, a menudo nadie quiere sentarse con ellos por semejante aroma desagradable. Y en otros lugares, como conferencias o charlas, cuando entra tras apagar el último cigarro, todos le miran y no pasa desapercibido.

Llega la noche, pitillo tras la cena, pitillo tras la infusión tranquilo en el sofá. Le queda solo un cigarrillo y en principio no tenía ganas de fumar más por hoy. Pero, y si se fuma ese último cartucho, ¿qué pasa? se queda sin provisiones ¿Qué hará mañana tras el café de desayuno? ¿Y si más tarde no pudiera dormir y le apeteciera encenderse otro? El ansia que provoca la pérdida de ese último cigarro provoca que el yonqui se lo termine fumando. Y eso que no tenía ganas…

Por no hablar de la cara. Este tipo de yonquis tiene la cara chupada, arrugada, envejecida. Si tienen bigote es el colmo, porque lo llevan teñido de color amarillo. Si precisa una alta dosis diaria, se le tiñen hasta los dedos. Sus bolsos o carteras están llenas de cajetillas -llenas o vacías-, mecheros -propios o robados-, y un fondo de basurilla que dejan los restos del tabaco picado.

Se relacionan entre ellos, hacen piña, se ayudan, son solidarios con otros fumadores, como si tuvieran cosas en común. Y si hablas con ellos siempre te dirán: “Lo estoy dejando”.

Bitacoras.com

La tira de Nacho

2 Nov

En los Desayunos de La 1, me tiene loquita la Tira de Nacho. Día tras día he coincidido por casualidad, hasta que se ha convertido en un objetivo en sí mismo. Mucho humor político, irónico y políticamente correcto.

Uno de mis vídeos preferidos,  éste del pasado viernes que, entre otras cosas, se mofa de la forma de besar de Rajoy.

El hombre coherente

1 Nov

“Los derechos se conquistan y luego se defienden”. Es una de las frases de Marcelino Camacho que a mí más me ha llegado, sobre todo visto el escaso apoyo conseguido por unas u otras razones en la última huelga general. Mejor que él no la hubiera pasado, y no hubiera conocido la última reforma laboral… Porque este hombre es referente en la conquista de los derechos de los trabajadores en nuestro país, y poco estamos haciendo para defender este legado.

El padre del sindicalismo moderno, uno de los líderes de la transición junto a Santiago Carrillo. Luchador hasta el último momento de su vida, referente sindical y ético por la defensa de sus valores, en un mundo donde hay tan pocos referentes ideológicos. Así es como se está retratando la figura de Marcelino. Personalmente miro a mi entorno, mi generación y las posteriores, vacías de ideales, vacías de ideologías e intereses más que el individual, y me pregunto en qué dirección vamos. Si no hay nadie que trabaje por la unidad y por los derechos colectivos, ¡vamos a perderlos todos!

Comentan en la tele que su coherencia llegaba hasta su día a día. Un detalle tonto: Su compañera Josefina, pareja indisoluble y difícil de entender la figura del uno sin el otro, le tejía hace años los jerseys con los que a Marcelino se le ha visto hasta el final. La pareja siguió viviendo toda la vida en un piso de un barrio obrero de Madrid, a pesar de ser personajes históricos de nuestro país. ¿No sería esto impensable para cualquiera de nosotros? Siento que hay mucho que reflexionar, se están perdiendo los valores y los ideales y no puedo más que retorcerme de un mal agüero que, con la muerte de personas como Camacho, cada vez me invade con mayor seguridad.

No queda más que decir ¡Gracias, Marcelino! Por haber luchado por la democracia. Por mis 8 horas laborables al día, gracias por el derecho a las vacaciones, a las pensiones, a las bajas médicas, a los días por pérdida de familiares, a los permisos por maternidad y paternidad, por la prevención de riesgos laborales, y tantas, tantas otras cosas.

A %d blogueros les gusta esto: