Y qué fue de El Planeta Imaginario

23 Nov

Días de revivals los que estoy viviendo. Con esta nueva iniciativa del FB (que en realidad no sirve para nada) de ponerse en la foto de perfil tu personaje de la infancia preferido me puse a comentar y a recordar…

¡Cuánto surrealismo en los programas de los 80! Da gusto ver que con tan pocos medios explotaban al máximo la creatividad. Los adultos confiaban en la inteligencia de los pequeños, ofreciendo contenidos que ahora me parecen abstractos y complicadísimos. Y nosotros, las niñas y los niños, acostumbrados ver este tipo de programas infantiles, y por consiguiente, acostumbrados a PENSAR.

Aunque lo intento, no recuerdo ni un solo contenido violento ni fuera de lugar. Era todo muy inocente e intelectual.

Ahí esta el archifamoso y reconocido La bola de Cristal, con la Bruja Avería y su grito de guerra “Viva el mal, Viva el capital” y el tema “Quiero ser santa, quiero ser beata”. Pero ahí están también Un cesto lleno de libros- con Enrique Simón- (sin decorados y sin extras. Sólo con un presentador que hablaba ¡sobre literatura!) y Dale la vuelta, del que no queda ya rastro en Internet.

Menos revolucionarios, pero dándole mil vueltas también a los actuales, El Kiosco y Cajón Desastre – con Miriam Díaz Aroca- tampoco estaban mal. ¿Dónde podemos ver ahora una presentadora con los dientes torcidos? Imposible! lo más importante es la belleza – miren la (inocente?) Hanna Montana-. Me ha venido a la mente los simpáticos dibujos de Mr. Hica.

Pero uno de los mejores, que me tiene más flipada, es El planeta Imaginario.

Aquí dejo un breve recuerdo, con la cabecera del programa.


Todo esto merece una reflexión sobre la tele actual y si los programas infantiles siguen teniendo como fin educar a los niños o son meros contenedores de publi y de fomento al consumo. Muchos medios y mucha tecnología, pero la modernidad quedó atrás. Personalmente, cuando tenga hijos, creo que buscaré entretenimientos alternativos.

 

Anuncios