Maldita plata

6 Nov

De camino a mi ciudad para pasar el puente, surge un tema de conversación bastante recurrente con mi chico. ¿Qué (“···!%&/$$•3@*/%) hacemos en Madrid?

Sentimos admiración por aquellas personas que han tenido el valor o la inciativa de dejarlo todo para trasladarse a zonas rurales, montarse su casita de pueblo y tener su huertita, de la que comen. Hacen sus propias conservas, tienen animales, sienten el contacto directo con la naturaleza, viven en paz y tienen una mirada llena de clama y sosiego…¡qué envidia! Tiene pinta de que su vida se acerca bastante a la felicidad.

Y pensamos en nuestras vidas en la gran ciudad… ¡ni punto de comparación! Stress, ansiedad, insomnio, nervios, vida social acelerada en el caso de querer tener una vida social al margen del trabajo. ¿Y todo eso para qué? Pues todo eso por el trabajo. Por la pasta, por el dinero, por la plata… ¡Maldita plata!

Anuncios